18. nov., 2017

Con voluntad, esfuerzo y disciplina…Todo se puede!!!

Estos días, estamos muy felices, porque Perú clasificó al Mundial Rusia 2018, después de 36 años: un sueño cumplido. Pero ¿qué hizo posible, que este sueño, se haga realidad?

La voluntad, el esfuerzo y la disciplina de un grupo de jóvenes; que dejaron atrás el egoísmo, la envidia, el protagonismo, el figuretismo y que apostaron por la unión, por la cooperación, por el apoyo mutuo, por el “juntos sí podemos”. También porque se rompió los paradigmas y los estereotipos, de que solo uno es mejor, o que tú tienes que protagonizar. Demostrándose que cualquier persona con habilidades y cualidades adecuadas puede ser la elegida para desempeñar las funciones que se encomiende, sin tener en cuenta su raza, color, posición económica, etc.

El panorama de estas actitudes decisivas de este grupo de jóvenes, repercutió en que un país entero recobre la confianza y sienta que la unión hace la fuerza. Cuando veía la televisión de los partidos que iba ejecutando Perú, observé algo muy bonito y que debe animarnos a recobrar la confianza y credibilidad en los demás. Me refiero, a que cuando Perú metía un gol, los espectadores se abrazaban entre ellos, sin importar si era o no su familia, o su amigo, o su conocido. Simplemente, era la repercusión de que un grupo de futbolistas, le estaba dando un mensaje de que si se puede. Entonces si el mensaje es “Si se puede”, podemos también compartir esta alegría juntos.

¿Por qué presento este panorama? porque se presenta una gran desconfianza entre las personas. Porque todos queremos ser protagonistas, todos queremos ganar, triunfar, salir adelante; pero me cuido de que la otra persona, no salga adelante, no mejore; o hasta ni siquiera colaboro porque quizás será mejor que yo y me friego. Actitudes contrarias a las que acabo de mencionar, han sido demostradas por estos jóvenes: llorar por el ausente, esforzarme por darle alegría a un país, voluntad y dedicación para lograrlo juntos, no importa quien meta el gol, no importa quién sea el titular, tomarme fotos con todas las personas, detenerme a saludar, etc, etc.

Es momento que las personas, pensemos aquel refrán “La unión hace la fuerza”, y evitar la envidia y el egoísmo; más bien tomar actitudes como: colaboro, ayudo, motivo a mi amigo, a mi vecino, a mi competencia a ser mejores. Solo así, haremos de nuestra comunidad, de nuestro país, y de este mundo, un lugar  diferente, donde reine la solidaridad y no la “zancadilla”.

ANA LUISA MENDOZA VELA

Escuela de Éxito y Competitividad

Inclusión Empresarial

Si te gusta este Blog. Compártelo.Gracias!