13. jul., 2017

VIENE LA GRATI...ME COMPRARÉ EL TV SOÑADO!!!

Todos y todas esperamos la gratificación con muchas ansias, estamos contando los días para que sea 15 de julio o 15 de diciembre y asi comprarnos algunas de la cosas que nos ofrecen estas diversas tiendas por departamentos o los comerciales de televisión o las revistas o los mensajes que nos llegan por internet. "Me compraré:..... la cartera de la marca XXX, los zapatos XXX, el perfume XX, el relog XXX, el vestido XXX, el terno XXX, el TV de 42 pulgadas, el equipo de sonido, el play station 4, me iré de viaje a XXX ciudad, ....."...entonces el marketing muy bueno de estas tiendas se ha posicionado en nuestro cerebro, que esperamos tener el dinero en nuestra cuenta para que el 15 o 16 de julio o de diciembre me lo gaste en un abrir y cerrar de ojos, cumpliendo con el sueño de las tiendas de ser un consumista.

Las tiendas felices porque lo que no vendieron en todo el año, esperan estos meses para recuperarse económicamente con el consumismo abrumador de estas fechas.

Sin embargo, son escasas las personas que piensan, por ejemplo en pagar las deudas si las tienen, o en ahorrarlas en plazo fijo en alguna financiera que ofrece las mejores tasas de interes (aprovecho en mencionar que he publicado en la sección de noticias, el ranking de intereses por ahorrar la gratificación), o en que sea la inicial para comprar algun inmueble, o comprar alguna joya en oro o en plata, o la inversión en algun negocio rentable o quizas en mejorar mi salud (sin salud no hay vida y sin vida no hay fuerzas para trabajar o disfrutar solo o con la familia).

Alguien puede decirme, pero yo ya tengo todo eso: tengo casa, auto, tengo mi negocio, tengo asegurada mi salud, tengo asegurada mi jubilación con la AFP, tengo mis inversiones. Solo ahi, tan sólo ahí, la situación cambia, que te conviertas en un atrapado por el marketing. Caso contrario piensa y reflexiona, que ese dinero puede ser la base para tu futuro. Alguien me puede decir pero mi gratificación es mínima, puedes ahorrarla o adquirir joyas y si es más puede ser la inicial de algún negocio o puede invertir en tus estudios personales o de tus hijos, actualmente en este mundo competitivo la educación es necesaria para todo tipo de desenvolvimiento, por ejemplo: en los negocios, como persona, como ejecutivo, como profesional, como técnico, como chofer, en todos los ámbitos ser una persona con conocimientos serás más valorada competitivamente hablando.

No estoy en contra de tener tus cosas personales (cartera, maletín, zapatos, vestidos, terno, etc, etc), simplemente sugiero que se debe priorizar nuestras necesidades básicas de todo ser humano (alimentación, vivienda, vestido y educación).

Finalmente recuerda no cubras tus necesidades afectivas con cosas materiales, si eso pasa hay un problema de autoestima, que te invito a evaluar, la felicidad no está en lo material sino en las simples cosas o momentos que te regala la vida. 

ANA LUISA MENDOZA VELA

Escuela de Éxito y Competitividad

Inclusión Empresarial

Si te gustó mi blog: Compártelo!!